Bienvenido a este mi cuaderno de bitácora

Querido visitante: gracias por pasar por aquí y leerme.
Aquí encontrarás ligeros divertimentos y algunas confidencias personales, pocas.
A mí me sirve de entretenimiento y si a ti también te distrae, ¡estupendo!.
Si, además, dejas un comentario... ¡miel sobre hojuelas! Un abrazo,
Guarismo.

jueves, 30 de octubre de 2008

79. Flores de mi tierra de Cái.

Mientras no llegue ese deseado puente de diciembre (sin ojos, este año) y pueda ir de nuevo a mis playas de Cái, bañarme en sus frescas olas, pisar su arena rubia, contemplar sus gaviotas, sentir su brisa, dejarme acariciar por su sol... mientras no llega, os dejo estas imágenes de las flores de mi tierra...










6 comentarios:

Bicho dijo...

El calendario de este año es un castigo, no ha tocado ni un sólo puente decente: ni tosantos, ni la Almudena, ni ná!

Pero mientras llega el descansito de diciembre, tus flores son un buen placebo!

BesossS

malacitania dijo...

Has dado en mi punto débil, me encantan las flores. En el curso que hice en El Bosque iba buscando el aprender más sobre la flora de Cái. Mis profesores de botánica deberían atender más esa zona, ya que sólo nos llevan a la provincia de Málaga: Sierra de las Nieves (pinsapares) y a la costa de Granada y Almería (sabinares y espartares).
Sólo en una ocasión visitamos el estuario del Río Palmones, pero ya con otros fines más ecológicos.
Un beso y a disfrutar del otoño, aunque los puentes sean un asquito.

elshowdefusa dijo...

Qué preciosidad, Guarismo.
Pero... ¿bañarte en la playa en Diciembre?

Guarismo dijo...

Gracias por vuestros comentarios, Bicho, Malacitania, Fusa... da gusto tener amigas.

Sí, Carolina, este año las fiestas se olvidaron de los puentes pá ir a Cái.

Malacitaia: en Cái hay flores preciosas, anque tú sabrás mejor que yo las que son autóctonas. Yo, de fauna y de flora, ni flores...

Fusa: si no llueve, no te quepa duda de que me baño en mis playas de Cái en diciembre, y en enero... agua fresquita, pero una delicia.

Un abrazo a las tres.

berrendita dijo...

Yo me llegué a bañar un veintitantos de noviembre. Y ahora echo tanto de menos aquellas aguas, que en cuanto vuelva me sumergeré como si nadase en una inmensa pila bautismal. Necesito purificarme con la sal, con las olas, con la arena rubia (como tú dices) de nuestro Cái. Cái de mil flores, Cái de alegrías. Y no sigo porque me emociono.

Un beso.

Guarismo dijo...

Gracias, Ana, te echaba de menos. Las aguas de mi (y tu) tierra purifican, más si la mar está fresca, como en invierno. Báñate en ellas y sal de ellas salada para revolcarte en la arena rubia. Luego, deja que el sol te tueste...

Si no llueve, me acordaré de ti en ese puente sin ojos de diciembre, cuando me acerque por las playas de nuestro Cái.