Bienvenido a este mi cuaderno de bitácora

Querido visitante: gracias por pasar por aquí y leerme.
Aquí encontrarás ligeros divertimentos y algunas confidencias personales, pocas.
A mí me sirve de entretenimiento y si a ti también te distrae, ¡estupendo!.
Si, además, dejas un comentario... ¡miel sobre hojuelas! Un abrazo,
Guarismo.

miércoles, 1 de octubre de 2008

73. Hoja en blanco, en 400 palabras (cuarenta y ocho).

Hoja en blanco

Hoja en blanco en mi procesador de textos, que llevo observando unos minutos mientras pienso sobre qué escribir. La mente, también en blanco, como la hoja de mi procesador de textos. Miro la hora y pienso que debo irme a la cama ya. Ya es hora. Pero me resisto. Escribir me place, aunque sea escribir por escribir. Aunque no escriba nada de interés o escriba tontunas. Me divierte.

Aún tengo pendiente mi última revisión (penúltima, que nunca es la última) de mi última novela, Viento Norte. La escribí, la leí, la revisé, la terminé, la publiqué (en autoedición) y me compré diez ejemplares. “Qué menos”, me dije, si de las otras dos ya he vendido 200. La leyó un amigo y me detectó algunos fallos. Tiré nueve ejemplares a la basura y leí el que me quedé. Corregí la novela a pluma sobre ese ejemplar y pasé las correcciones al ordenador. Pero aún no he desarrollado las notas y tengo serias dudas sobre si cambiar o no una parte fundamental de su contenido. Las dudas no las disipo y me siento inseguro. Me había propuesto terminarla en verano, pero el verano pasó y sólo la corregí sin dar solución a mis dudas.

Entonces, la pereza se instala en mí, me refugio en esta bitácora y en mi fórmula de las 400 palabras que, no lo niego, me divierte (y me encanta cuando alguien comenta). Pero escribir 400 palabras –ya lo dije en una ocasión- es mucho más fácil que escribir 54.174, que son las palabras que tiene Viento Norte al día de hoy.

Es un problema. Lo es por lo que de fracaso tiene para mí y lo es porque me impide comenzar nuevos proyectos. Tengo tres en mente: una novela sobre la vida actual, con algo de intriga (“Los secretos de Nadia” le he puesto como título preliminar); una novela pseudohistórica (“El Señor de xxx” se llamará, donde xxx es un antepasado mío y es apellido que llevo); y, finalmente, una colección de cuentos (“los cuentos de ilo”, pueden titularse).

En definitiva, que no avanzo. Y no es por falta de tiempo, que cuando escribí Viento de Levante, la primera de la trilogía, apenas tenía tiempo y lo saqué robándoselo al sueño, al descanso y a la familia (a la familia no debí hacerlo).

Pero aquí estoy, escribiendo 400 palabras por cuadragésima octava vez… y contando.

11 comentarios:

Bicho dijo...

Qué grande eres Miguel! Seguro que Viento Norte, encontrará el final exacto que se merece. Será más difícil, más compleja que tus 400 palabras... pero seguro que tendrá la misma calidad.

Una trilogía casi acabada... y otras tres novelas en mente, qué capacidad!

Un besazo fuerte...y sigue informándonos de los avances.

Guarismo dijo...

Gracias, Carolina, por tus ánimosy tu confianza... a ver si algún día soy capaz de no defraudarla. De momento, decidí "desbloquearme" y comenzar un cuento para niños: "El número 29", de la futura colección "los cuentos de ilo". Ya llevo 20 páginas, en una semana.

Un abrazo,

Miguel

Edmar dijo...

Me has copiado el título de una entrada en mi blog. Y que sepas que semejante afrenta no debe quedar impune. XD

Por otra parte, existe alguna manera de conseguir alguno de tus libros en Barcelona, me encantaría leerla. :)

Abrazos,
Edmar.

Guarismo dijo...

Edmar: ¡Cierto! Te he copiado el título, aunque añado lo de 400 palabras... ¡menos mal que no te copié también el texto! ¡Uf! Mil perdones por la afrenta; dime qué puedo hacer para que no me castigues... (te prometo leer tu bitácora más a menudo).

Mi novela Viento de Levante, la puedes encontrar en: http://www.lulu.com/content/471828

La puedes comprar con Visa (que no sea electrón). Si tienes dificultades o no te gusta comprar por Internet (o quieres que te la dedique de puño y letra), envíame un correo (está en mi perfil) y vemos cómo te la hago llegar.

Un abrazo,

Miguel

berrendita dijo...

Espero que "viento norte" sea como ese norte que conocemos tan bien. Cuando yo estaba en Cái y soplaba del Norte, siempre pensaba que era como si mi tierra zamorana bajase a darme un beso frío en el rostro. Quizá por eso nunca me molestó, ni me pareció frío.

Mil besos, Miguel. Con el viento del norte, que te los lleva donde haga falta.

elshowdefusa dijo...

Si yo cuando me releo entradas de blog, cambio mil palabras y mil comas, me imagino lo difícil que será con una novela. Todo mi ánimo, claro. Y enhorabuena por esos libros, los escritos y los por escribir.

Un abrazo.

Edmar dijo...

Era sólo una broma, claro puedes copiarme tantos títulos como quieras. :)

Y claro que puedes enlazar tu blog al mío, faltaría más.

Y sobre el libro, supongo que no habrá ningún problema en comprarmelo con Visa, si lo hay ya te lo diré. :D

Guarismo dijo...

Edmar: ya entendí que era broma... claro.

Gracias por interesarte por mi novela, aunque he de advertirte que es para mayores de 40 años... espero que no te escandalices.

(Enlazo tu blog ya)

Un abrazo.

elshowdefusa dijo...

Miguel, el blog me había detectado tu segundo comentario como spam (porque tenía un link), así que hasta ahora mismo no lo he visto. ¡Por supuesto que puedes enlazarme! Un placer.

delopeor dijo...

Bueno, llevo dos horas largas bastante entretenido con tu blog, hay algunos buenísimos, lo de las cuatrocientas palabras me ha gustado.
Siempre que pueda asomaré por aquí
¡Un abrazo jefe!

Guarismo dijo...

Gracias, Fusa. Ya te enlacé.

Delopeor: gracias por venir por aquí... he leído tu blog y creo que debieras llamarte "delomejor", pero, en fin, tú mandas, aunque yo sea el jefe.

Un abrazo.