Bienvenido a este mi cuaderno de bitácora

Querido visitante: gracias por pasar por aquí y leerme.
Aquí encontrarás ligeros divertimentos y algunas confidencias personales, pocas.
A mí me sirve de entretenimiento y si a ti también te distrae, ¡estupendo!.
Si, además, dejas un comentario... ¡miel sobre hojuelas! Un abrazo,
Guarismo.

sábado, 26 de enero de 2008

26. Reflexiones de un “escritor” dubitativo, en 400 palabras (doce).

s cuatrocientas palabras, con intentos, dudas y recuerdos de mi primera obra.
Reflexiones de un “escritor” dubitativo

He de alimentar este blog para que no muera de inanición, sí.

A uno le gusta presumir de pluma fácil e ideas claras y nada más lejos de la realidad. Me cuesta cada línea que escribo, que corrijo luego una y otra vez. Las ideas, ni las menciono. Surgen según escribo; si me esfuerzo, porque si no me esfuerzo dejo el papel en blanco, me quedo mirando papel y pluma, giro la pluma hasta cansarme y abandono. O, como se hace hoy, me quedo mirando la pantalla en blanco, observo las letras en el teclado, muevo el ratón de un lado a otro y termino por apagar el ordenador.

Escucho, mientras intento escribir, la preciosa flauta barroca de Telemann, a ver si me inspiro. Y nada. Pero he de alimentar este blog para que no muera de inanición, sí.

Cierto que la situación no es nueva. Se habla de las musas de los escritores (¡quién fuera escritor!). Supongo que existen, sí, sin duda. Aunque la mejor musa es el trabajo, el esfuerzo, la concentración. Y el entusiasmo, que no se tiene siempre. Es mi caso.

Recuerdo que escribí “Viento de Levante” con trabajo, esfuerzo, concentración y entusiasmo. Fue una interesante y gratificante experiencia. Yo ya he plantado algún que otro árbol, he tenido dos hijos y me faltaba escribir un libro para ser un hombre completo, según la célebre frase atribuida a José Martí. Y me puse a ello. Fue casualidad, una tarde en mi casa de “Cabo Zambra” (lo relato en la entrada “18. El escritor y el viento” en este blog). Cogí papel y pluma y comencé, sin saber muy bien qué iba a hacer. Quizás necesitaba hacer algo así. Yo estaba superando, a Dios gracias, una profunda depresión (algún día hablaré de ella aquí) que me había robado todos mis recursos. Empezaba a recuperarlos y me lo tuve que demostrar a mí mismo, para asegurarme. Comencé a escribir y me entusiasmé. Escribí 87.708 palabras en 278 páginas y tardé un año. Utilicé todo mi tiempo libre y exprimí mis neuronas al máximo. He de decir que sufrí y disfruté con la experiencia. Luego vinieron “Viento de Poniente” y “Viento Norte”, que escribí más lentamente. Terminada la trilogía, he empezado mi cuarta novela... Disfrutaré, sufriré, pero la escribiré, D. M.

Bien, ya he alimentado este blog para que no muera de inanición, sí.

5 comentarios:

Donce dijo...

Preciosa Miguel, esta entrada sí que está llena de sentimiento, uff!!

Dicen que los escritores sacan lo más profundo en los peores momentos. Por lo menos sacáis algo bueno de todo ello.

Queda una entrada pendiente, lo has mencionado y yo la necesito.

Un fuerte abrazo.

Guarismo dijo...

Gracias, Donce, tan amable como siempre.

Precipitaré la entrada que menciono y que me pides. Son dos. Pensaba esperar, que luego me quedo sin saber qué decir aquí... pero ya las tengo escritas y las publicaré hoy. Ya me apañaré más adelante.

¡Y ojalá que te haya mal interpretado y no lo necesites!

Por cierto, me "debes" algo, ¿no?

Un abrazo,

Miguel

Juanra dijo...

Si es cierto que existen las musas y que todos tenemos una yo no sabría decirte que es mi musa. Quizás no siempre tengamos la misma musa, quizás mi musa sea distinta para cada relato que escribo, incluso puede que en un mismo relato me ayuden diferentes musas, no lo se.

¿Cuántos libros as escrito? Se podría decir que una de mis ilusiones es escribir un libro, espero que algún día llegue ese momento. ¿Qué se siente cuando te publican un libro?

Saludos

Guarismo dijo...

Juanra: ¡Ay las musas! ¿Dónde están? Hay musas, pero también, como digo en la entrada, esfuerzo, trabajo, concentración, entusiasmo...

Gracias por tus comentarios y bienvenido a este blog. Visitaré el tuyo.

En mi entrada 29 te contesto a lo de mis novelas. Aproveché tu pregunta...

Un abrazo,

Miguel

berrendita dijo...

Preciosa entrada, MIguel. Además, haces honor a tu sobrenombre (que no nick) de Guarismo. Jamás se me hubiese ocurrido contar las palabras que he escrito!! :)

Vengo a ver el mar, nuestro mar, y me encuentro con cuatro entradas de golpe. Como una levantera de letras. Dejaré que me lleve su soplo, pues.

UN abrazo. :)