Bienvenido a este mi cuaderno de bitácora

Querido visitante: gracias por pasar por aquí y leerme.
Aquí encontrarás ligeros divertimentos y algunas confidencias personales, pocas.
A mí me sirve de entretenimiento y si a ti también te distrae, ¡estupendo!.
Si, además, dejas un comentario... ¡miel sobre hojuelas! Un abrazo,
Guarismo.

viernes, 30 de octubre de 2009

133. No puede ser, en 400 palabras (ochenta y ocho).

No puede ser

No. No puede ser que me pase esto a mí. Vamos a ver: ¿cuántos millones de personas vivimos en este mundo? Varios miles, ¿no? ¿Y a cuántas les ha ocurrido esto? Que yo sepa, a nadie. Digo “que yo sepa” porque es de suponer que a alguien más le ha ocurrido lo mismo. Sólo aplicando la teoría de la probabilidad. Sin embargo no hay nada documentado que yo haya encontrado. He leído periódicos desde 1930 hasta hoy, los más antiguos en hemerotecas, los actuales en Internet. He pasado horas buscando en buscadores por la Red y no hay ninguna referencia a nada parecido a lo que me ha ocurrido a mí.

Llevo varios años buscando y no he encontrado un caso igual. He consultado con amigos, con compañeros de trabajo, con conocidos, con bibliotecarios, con catedráticos y profesores de distintas disciplinas, con médicos, con psicólogos, psiquiatras, con abogados, con gente culta que yo creía que podía saber algo… y nada.

He llegado a consultar a brujas y videntes, en los que no creo, pero uno nunca sabe; hasta me han echado las cartas y una gitana me leyó las líneas de la mano. Ninguno me dijo nada, no nada relevante, sino nada, absolutamente nada; silencio o encogimiento de hombros, como diciendo: “ni idea”. Algunos de estos personajes ni siquiera me cobraron, tal es el desconcierto que les produjo mi caso.

Yo me digo que no puede ser y sigo buscando. No desespero, pero me falta poco.

Durante un tiempo me dio por leer a los clásicos, buscando algo parecido, que no todo está en Internet. Me he leído decenas de biografías, de personajes antiguos y modernos. Me he leído la Biblia, con detalle, sin saltarme un versículo, por si encontraba alguna pista. He leído historia, mucha. Y novelas históricas, por si a alguien se le ocurrió novelar un caso como el mío. Hasta he estudiado Matemática, tratando de aprender a demostrar que lo mío tiene una razón de ser. He estudiado Lógica. Y algo de Física, Química y Biología.

Llego a la conclusión de que lo mío es un caso muy raro. Yo me digo que no puede ser, pero ocurre que es. Me digo que es imposible, pero no. Me digo que esto no me puede pasar a mí, ¡a mí!, y además ser un caso único.

Insisto: no puede ser y no me lo creo.

5 comentarios:

Fusa dijo...

Ay, pero ¡el qué!

Guarismo dijo...

Claro, es verdad, Fusa, no he dicho qué es lo que no puede ser... pero lo dejo a la imaginación del lector. No olvides que son sólo 400 palabras y no me cabían más...

Un abrazo, niña.

Bicho dijo...

Jejeje! Pues vaya intriga... aunque si la respuesta depende de nuestra imaginación, yo apuesto a que será algo muy bueno para ti!

Un besote.

Guarismo dijo...

Bueno, Bicho, gracias por tu voluntad... lo que dices debe ser porque eres una buena amiga virtual...

Un abrazo.

Minisuina dijo...

No puede ser que se quede así...¡¡auméntalo a 450 palabras por dios!!