Bienvenido a este mi cuaderno de bitácora

Querido visitante: gracias por pasar por aquí y leerme.
Aquí encontrarás ligeros divertimentos y algunas confidencias personales, pocas.
A mí me sirve de entretenimiento y si a ti también te distrae, ¡estupendo!.
Si, además, dejas un comentario... ¡miel sobre hojuelas! Un abrazo,
Guarismo.

sábado, 10 de enero de 2009

92. Te busqué en la mar.


Te busqué en la mar,

sobre las olas.

Te busqué en la mar,

entre la espuma blanca

de las olas al romper.

Te busqué en la mar,

en sus aguas transparentes de la orilla,

en sus aguas verdes cercanas,

en sus aguas azules profundas.

Te busqué en la mar,

sobre su superficie cambiante,

por si flotabas sobre ella;

y en el fondo marino,

por si te habías hundido.

Te busqué en la mar,

que en tierra no estabas,

te habías ido.

Te busqué en la mar,

con un deseo incontrolable de encontrarte,

con ansia,

con pasión.

Te busqué en la mar,

loco por ti.

9 comentarios:

Bicho dijo...

"Te busqué por la duda:
no te encontraba nunca.
Me fui a tu encuentro
por el dolor.
Tú no venías por allí..."


Me ha recordado ha Salinas, no he podido evitarlo.

Muy bonito el poema... y la imagen!!!

Un beso.

Mara dijo...

Qué bonito. Sin palabras que me dejas!

Ana dijo...

Acabo de leer este poema...
Es precioso!!
Esta sirena debe haber corrido a tierra a tu encuentro.

berrendita dijo...

Busca, Miguel. Que el que busca en la mar, siempre encuentra.

Precioso poema.

Un beso.

Guarismo dijo...

Carolina, Ana, Mara, Ana: os agradezco vuestras palabras aduladoras.

Un abrazo,

Miguel

Edmar dijo...

Es bonito Guarisimo, y me gustan más los primeros versos que los últimos.

Guarismo dijo...

Gracias, Edmar. Acepto -cómo no- tu indulgente crítica comparadora.

Anónimo dijo...

Pues a lo mejor estaba en tierra. Jejejeje.

Guarismo dijo...

Pues sí, anónima, te busqué donde no era..., y te encontré en tierra adentro, castellana.