Bienvenido a este mi cuaderno de bitácora

Querido visitante: gracias por pasar por aquí y leerme.
Aquí encontrarás ligeros divertimentos y algunas confidencias personales, pocas.
A mí me sirve de entretenimiento y si a ti también te distrae, ¡estupendo!.
Si, además, dejas un comentario... ¡miel sobre hojuelas! Un abrazo,
Guarismo.

miércoles, 31 de diciembre de 2008

90. Se acerca ya el fin de 2008, en 400 palabras (cincuenta y nueve).

Se acerca ya el fin de 2008…

Pero va a comenzar 2009 y uno no sabe qué es peor. Los augurios no son nada halagüeños. Vamos, que son un desastre; que si en 2008 hemos sufrido una crisis ¿qué crisis? ésta ha sido un juego de niños comparado con lo que nos espera.

Si recordáis, en éste nuestro amado país negábamos allá por septiembre, incluso en octubre, que hubiera crisis, que nuestro mundo financiero era el más fuerte del mundo, que nuestra economía era de las más sólidas, que aquí no había hipotecas subprime, que era una crisis internacional que a ¡Ehpaña, Ehpaña! afectaría poco, que el índice de morosos estaba por debajo de la señal de alarma, que seguíamos creciendo, que sería una crisis ¿qué crisis? pasajera, que… hasta que nos dimos de bruces con casi 200.000 parados de golpe, y luego otros casi 200.000… y se esperan casi 300.000 en diciembre. Mientras, los autónomos (a los de las de autonomías de esta nación me refiero), despilfarrando en viajes, coches tuneados, despachos y no sé cuántas cosas más… Pero, ya se sabe, es que el dinero público no es de nadie. Lo dijo nada menos que una ministra del gobierno de ¡Ehpaña, Ehpaña!, que en paz descanse (la ministra de su ministerio, digo).

No hay crisis ¿qué crisis? y, casi, ni se le espera. Ya estamos en recesión, ¡cosa más rara! La culpa la tienen los bancos americanos que insistieron en conceder hipotecas a los negros sin recursos. O sea, que como la culpa no es nuestra, no lo es tampoco que sumemos 700.000 parados en tres meses (no creo, sinceramente, que el parado opine igual).

Todo esto venía a cuento de que termina 2008 y empieza 2009, y yo iba a decir (a escribir) otras cosas: iba a decir que esta nochevieja me he prometido no romper un plato, ni tirar el salmón con alcaparras al suelo y, mucho menos, coger la bolsa de los langostinos y tirarla en la basura del garaje (podéis leer aquí lo que hice en una nochevieja anterior). Este año me he reformado: es obvio que no ayudaré a mi mujer a preparar los aperitivos, ni pondré la mesa, ni la recogeré. Me limitaré a cenar, tomar las uvas y felicitar a todos el nuevo año. Si habéis leído esto, lo entenderéis.

Pues lo dicho: a todos mis lectores, ¡FELIZ 2009!, con permiso.

5 comentarios:

Noelia Jiménez dijo...

Bueno, un mal día lo tiene cualquiera... Seguro que en este 2009 entras con mejor pie.

Gracias por citarme. Un beso y Feliz Año Nuevo.

Ana dijo...

Jajaja... Qué pechá de reir!!
Estas cosas pasan a los despistados (digo yo por arreglarlo, que no sé el porqué tengo la costumbre de querer arreglarlo "tó") pero desde luego es para amarrarte al sofá jajaja

Venía a desearte Feliz 2009 y lo hago ahora mismo, pero me voy con risas, con el buen rato que me has hecho pasar.
¿Qué crisis? ¿Qué es eso? ¿Hemos estado alguna vez bien aquí?
(Ojalá nos pille "confesaos").
Felicidades Miguel, a todos.
Feliz año.

Guarismo dijo...

Espero que sí, Noelia. Que todos entremos con buen pie en este 2009 de crisis ¿qué crisis?.

Ana, me alegro que te rieras con mis desastres de una nochevieja pasada. Cumplí mi compromiso y en esta me quedé atado al sillón. No rompí un plato...

¡Feliz 2009!

elshowdefusa dijo...

Cada vez que vemos, leemos o escuchamos algo de la crisis, H. y yo, con el tono de la canción de Sabina, decimos: Joder con la crisis, ¿dónde está la crisis?
Y la crisis, por arte de magia, desaparece.

Feliz año, Miguel.
Un beso.

Bicho dijo...

Fantástica la entrada de hoy y tu despedida del 2005.

Ojalá el 2009 traiga buenas noticias para todos.

Un besote!