Bienvenido a este mi cuaderno de bitácora

Querido visitante: gracias por pasar por aquí y leerme.
Aquí encontrarás ligeros divertimentos y algunas confidencias personales, pocas.
A mí me sirve de entretenimiento y si a ti también te distrae, ¡estupendo!.
Si, además, dejas un comentario... ¡miel sobre hojuelas! Un abrazo,
Guarismo.

domingo, 7 de diciembre de 2008

85. Hoy pisé mis playas de Cái.

Hoy pisé mis playas de Cái, pero con los pies calzados, que las nubes y el viento del Suroeste, fresco, no me dejaron descalzarme. Ni desnudarme, ni bañarme en su mar. Hoy el tiempo no acompañaba, pero estoy en Cái, en mis playas. He visto la mar y he olido su sal, y he oído el rumor de las olas lamiendo la arena rubia y he escuchado su estruendo cuando rompen contra las rocas. He mirado la mar hasta el horizonte y me he cargado de su fuerza.

He visto las gaviotas volar bajo las nubes, meciéndose a favor del viento o agitando las alas en su contra, con su vuelo majestuoso.

He puesto mi cuerpo al sol, apenas unos minutos, intentando capturar sus rayos de entre las nubes, que lo ocultaban.

He disfrutado de mi playa vacía, sola para mí, paseando por la orilla cambiante donde las olas dejan su espuma blanca. He contemplando el verde de la mar cercana y su azul marino lejano. He fijado en mi memoria la imagen invernal de mi playa, para recordarla cuando esté lejos.

Les susurré un nombre a las olas, para que no lo olviden.

Mañana volveré.

4 comentarios:

berrendita dijo...

Gracias, amigo. De corazón. :)

Guarismo dijo...

De nada, amiga. Se lo susurré a las olas y se calmaron...

Ana dijo...

Doce años viví lejos, demasiado lejos.
Tres años más en Sevilla, cerca ya, casi en casa...
Aún me asaltan los sueños en la noche y sigo en la misma casa, en aquella ciudad a más de mil kilómetros, como dice la canción.
Aún me falta el aire cuando os leo.
Un abrazo gaditan@s, con todo el corazón.

Guarismo dijo...

Ana:

Ahora entiendo que pintes a Cái como lo pintas...

Gracias por asomarte por aquí.

Un abrazo,

Miguel