Bienvenido a este mi cuaderno de bitácora

Querido visitante: gracias por pasar por aquí y leerme.
Aquí encontrarás ligeros divertimentos y algunas confidencias personales, pocas.
A mí me sirve de entretenimiento y si a ti también te distrae, ¡estupendo!.
Si, además, dejas un comentario... ¡miel sobre hojuelas! Un abrazo,
Guarismo.

miércoles, 20 de agosto de 2008

64. Mis playas de Cái. Detalles (uno).

Detalles de mis playas de Cái, fotografiados en este agosto delicioso de 2008, 18 días de Poniente, 2 de Levante en calma, fresco nocturno, agradable sol diurno, descanso, sosiego, paz, alegría al llegar, disfrute pleno al estar, pena al partir... Musha hente... y sacabó. ¡Lástima!











4 comentarios:

Bicho dijo...

Qué envidia!! Yo llevo dos meses en Conil y he pisado la playa una sola vez.

Este maldito esguince me tiene frita, casi tengo ganas de volver a la capital. Madrid es ya mi segundo hogar y se echa de menos; allí al menos, cuando no te puedes mover de la cama, las olas de la playa no te miran con recochineo. Todo el curso añorando la playita y el ingenio gaditano... y como recompensa he tenido que verlo todo desde una ventana; como la de tus 400 palabras.

Un besote!

berrendita dijo...

Mis/tus/sus playas de Cái. Me despedí de ella hace una semana en voz bajita, llamándola preciosa.He prometido volver pronto, sin la pena en la mochila.

Cumpliré mi palabra. Un beso.

Guarismo dijo...

Ana: me alegro de tu decisión de volver a tus/mis/sus playas de Cái con la mochila vacía de pena... la lleverás llena de alegría para esparcirla sobre las olas. Cuando vuelva a bañarme en ellas (en diciembre, espero) trataré de contagiarme de la alegría que prometes...

Bicho: ¿Estás en Conil? ¿Eres de Cái? No puedo creer que por un esguince sólo hayas ido a la playa un día... ¿tan grave es? (lo siento). Ya no estoy allí, pero habría ido encantado a llevarte en brazos a nuestras deliciosas playas...

Un abrazo a las dos,

Miguel

Bicho dijo...

Jejejeje! Por favor Miguel, la duda ofende: claro que soy de Cái!!! Es que escribiendo lo disimulo muy bien, pero si me escucharas hablar... Casi tres años llevo viviendo en Madrid y no he perdido ni una chispilla del acento.

El esguince era/es cervical y bastante molesto. Me ha tenido más de un mes en cama y con mucho dopaje. Pero es una laaaarga historia, que todo el mundo está ya aburrido de oír/leer en el Blog(para una vez que estoy mala... he tenido que sacarle partido al tema!!!) :)

Un besooo (desde Conil, sí).