Bienvenido a este mi cuaderno de bitácora

Querido visitante: gracias por pasar por aquí y leerme.
Aquí encontrarás ligeros divertimentos y algunas confidencias personales, pocas.
A mí me sirve de entretenimiento y si a ti también te distrae, ¡estupendo!.
Si, además, dejas un comentario... ¡miel sobre hojuelas! Un abrazo,
Guarismo.

sábado, 8 de diciembre de 2007

17. ¡Desde mi Cái! (y tres).

Mi último día en mi Cái en este puente de diciembre... ¡Qué pena! Pero me voy, como decía ayer, cargado de sol, de mar, de sal, de la arena rubia de mis playas, de familia, de la alegría única de esta tierra...

Hoy, sol radiante hasta las diez de la mañana, nubes luego; tocó también paseo por el acantilado, fotos (enebro marítimo con mi perro, especie en extinción; el enebro, no mi perro), fresco de Poniente en calma, muy agradable.

A la una y media salió el sol de su escondite nuboso, corrí a mi cala favorita y me bañé de nuevo, agua salada de mi mar atlántico, fresca, olas con destellos de sol, tras tumbarme un rato sobre la arena rubia y llenarme de los rayos generosos del astro rey.


Dejé mis huellas en la arena, no para la posteridad, no, sólo por unos minutos, hasta que la siguiente ola de la marea que subía las engullera con sus aguas espumosas y borrara mi presencia allí hasta el próximo viaje.


Días de descanso... días deliciosos con sus momentos mágicos. Mañana, vuelta, siete u ocho horas de viaje, carreteras llenas. Aún recuerdo cuando, en el 92, recién inaugurada la autovía Madrid-Sevilla, había un cartel (cuando todavía se permitían anuncios en la carretera) que rezaba: ¡Cádiz, la mar de cerca! Sí, el doble sentido del anuncio era cierto, porque de diez horas bajamos a cinco, como mucho seis, para llegar a Cái. Hoy, con los límites de velocidad que no cumple el tal Pere y tanto tráfico, bajar de ocho es todo un éxito.

4 comentarios:

berrendita dijo...

Preciosas fotos y pormenorizado relato. Por un momento, he sentido la caricia del viento en mi rostro. Y he vuelto a hundir mis pies en aquellas arenas tan finas. Y he escuchado a las olas llamándome por mi nombre.
Gracias por acercarme nuestro Cái.

Donce dijo...

Como dice Berrendita: Gracias.
De una enamorada de esa preciosa tierra y de su "ghente" (porque Cádiz no sólo es bella por fuera, lo mejor está dentro!).
Un saludo.

Guarismo dijo...

Gracias, Berrendita y Donce, por seguir visitando y comentado este mi blog...

Berrendita: el día de la Inmaculada lancé tu beso sobre las olas y me devolvieron tu nombre...

Supongo que conocéis este vídeo; para los enamoraos de Cái merece la pena: Habanera de los ojos cerrados

Lo pondré también en un comentario a Viento del Sur en LaFábricadeSueños.

Un abrazo.

berrendita dijo...

Precioso, guarismo. Precioso. Aún tengo los ojos cerados para retener en mis ojos la cúpula de azulejo, como si me estuviese empapando con las olas que rompen en el Campo del Sur y saltan por Arricruz.
Un beso. Impagable, en serio.