Bienvenido a este mi cuaderno de bitácora

Querido visitante: gracias por pasar por aquí y leerme.
Aquí encontrarás ligeros divertimentos y algunas confidencias personales, pocas.
A mí me sirve de entretenimiento y si a ti también te distrae, ¡estupendo!.
Si, además, dejas un comentario... ¡miel sobre hojuelas! Un abrazo,
Guarismo.

jueves, 12 de marzo de 2009

100. "Enta" años, en 400 palabras (sesenta y cinco).

Enta años

Mañana cumplo enta años. ¡Joder! No me lo creo, me parece imposible. Son muchos y no creo haber vivido tantos. Pero eso dice mi carné de identidad, así que será verdad.

¡…Enta años…! No me lo creo.

Hoy me voy a dedicar a mí estas cuatrocientas palabras. Voy a regodearme en mi vida, a modo de homenaje… ¡Enta años no se cumplen todos los días!

¿Qué resalto de mi vida?

Hermano mayor de doce hermanos… escuela de vida, con unos padres –que ya nos dejaron- cuya vida fue la entrega a sus hijos, no les cabía otra opción (y lo hicieron con gusto y generosidad, ya lo creo).

Estudios… intenté la Ingeniería de Caminos, Canales y Puertos (vaya nombre más rimbombante) y no pude con ellos. Me atasqué en segundo curso, que era selectivo por aquellos tiempos. Hasta que mi novia, recién conocida, me convenció de que cambiara de carrera, y acertó. Estudié Matemáticas.

Resumo mi situación hoy: casado, felizmente y fielmente, con esa novia que me hizo cambiar de carrera, con dos hijos, ambos con pareja estable, simultaneando estudios y trabajo, comenzando a labrarse sus respectivos futuros.

Mi mujer, espléndida en todos los sentidos. La conocí hace inta y siete años largos, un diez de junio inolvidable… yo sólo quería ligar, tras un noviazgo roto, y pasarlo bien, “hoy con una, mañana con otra”, me decía. Pero ella me enganchó. Y sólo fue ella. Hasta hoy y para siempre, D.M.

Trabajo, mucho, durante muchos años. Años intensos profesionalmente, llenos de actividad y viajes, de problemas y de satisfacciones, de éxitos y fracasos, frenéticos. La Informática, a la que me dediqué, no tiene remedio ni tiene fin y las 24 horas del día me resultaban escasas los más de los días, cuando mi función era la de técnico, o la de director técnico. Ahora, menos mal, más tranquilo, aquel ritmo no había quien lo aguantara.

A los enta, otros enta hace ya tiempo, la depresión. Dura, insoportable, desesperanzada. Felizmente superada tras siete años agobiantes. Malas consecuencias: despido, desesperación, tambaleos en casa –sin graves consecuencias, si exceptúo el tremendo sufrimiento de mi mujer- y futuro incierto. Futuro profesional finalmente despejado gracias a una amiga.

Ahora debería definirme a mí mismo para completar el dibujo. Difícil tarea. Imposible, quizá. Además, si lo hiciera, no dejaría de parecer tonto o mentiroso, presuntuoso, humilde o vanidoso, iluminado o estúpido. Lo mejor es dejarlo así.

4 comentarios:

Bicho dijo...

Felicidades Guarismo! Qué alegría que hayas decidido compartir tus enta aquí. ^^

Parece un buen balance; con sus altibajos claro... pero con cuánto orgullo debes mirar ahora los obstáculos superados!

Espero que sea bueno todo lo que venga de la mano de tus enta.

Un besazo!

elshowdefusa dijo...

Jiji. He intentado adivinar la edad por los pocos números que has puesto en el texto. Siete años después... nosécuántos con tu mujer... una carrera a medias... después otra... dos hijos... con parejas estables... acaba en -enta...

¡Pero no lo he sabido! Y en realidad me da igual. Porque lo que me importa es qué edad tiene tu alma, tu espíritu, y desde aquí se lee bien joven.

Es un placer compartir desde la lejanía (y cercanía, en realidad) tu cumpleaños, Miguel. Muchísimas felicidades. Y es un honor haberme metido hoy un poco en lo que hay detrás de Guarismo.

Entaitantos besos.

Mara dijo...

Muchas muchas y sinceras felicidades :). Da gusto leerte!

Guarismo dijo...

Gracias, muchas gracias, Carolina, Jenny, Mara. Yo digo que da gusto tener amigas así, a mis enta años.

Un sincero y agradecido abrazo a las tres...

Miguel